Eduardo Martos Escritor y Mentor de Escritura Creativa

Tagvida

Permutaciones

P

Sentí el metal clavándoseme con fuerza en la boca, y acto seguido, un fuerte tirón hacia arriba. Por insitinto y con todas mis fuerzas, contuve el arrastre por unos momentos, pero en seguida volvieron los jalones. Supe entonces que mi destino estaba sellado, que como mi padre y mis tíos, acabaría asfixiándome entre violentas convulsiones. Y fue ahí donde te vi, donde me vi. A través de ese largo hilo, de la fina pero firme caña, tu ser pasó a mí y el mío pasó a ti. Y así es como tú te asfixiaste y yo te honré sirviéndote en la cena.

2016

2

En 2016 he mantenido a mis amigos y he ganado algunos enemigos. La vida sin confrontación no es vida.

Relatividad

R

Cada una de nuestras vidas, y todas nuestras vidas en conjunto, de los que fueron y los que serán, es un abrir y cerrar de ojos para el Universo. Pero para nosotros no. Para nosotros son la vida, una vida llena de emociones y estímulos y enseñanzas. Ahí reside el prodigio.

Tarde

T

Por cada idea que tengo (y tengo muchas), siempre tengo la sensación de haber llegado tarde. Y cada vez sucede más rápido. Curiosos tiempos.

Costumbres vitales

C

Uno aterriza en la vida y se acostumbra rápido a respirar, a sentir, a sufrir, a vivir. Y fácilmente olvida que un día, sin previo aviso, todo eso se acaba de golpe.

Importancia

I

Una fotografía (o un recuerdo que aparece como una fotografía), una canción que ya habías olvidado, los dos o tres momentos más importantes de tu vida, un temor vibrante y efímero, olor a lejía, la sensación del frío repentino subiendo que te golpea el estómago, dos o tres deseos incumplidos seguidos del remordimiento de todo lo que se va a quedar sin hacer.

Todas estas cosas, o algunas de ellas, mutadas o matizadas, podrían pasarte por la cabeza cuando estés muriendo. Y todavía le das importancia al seguro del coche, a una discusión absurda, a lo último que ha dicho un político irrelevante.

Hambre

H

Todo esto que hemos construido, todo lo que seguiremos construyendo (esta tecnología, esta cultura, esta civilización) no es más que el residuo de nuestras necesidades, lo que la manada de lobos deja a su paso tras saciar su hambre.

Pero luego habrá más hambre, y no hay nada que podamos hacer para saciarla.

La sombra de las palabras

L

Estas palabras podría haberlas dicho cualquiera, pero las he dicho yo. Es posible que el orden y los términos escogidos por mí en esta ocasión dependan, en parte, de la tradición que me determina, y en parte, de mi propia identidad. Hay, por tanto, una pequeña parte de mí en estas palabras que me identifican. Se podría decir que algunos fragmentos de mí viven en ellas. Como es posible, a partir de la impresión de una llave en un molde, reconstruir esa llave, o a partir de la sombra de una estaca fue posible calcular el radio de la Tierra, podría llegar un tiempo en que fuera posible rescatar a una persona a partir de sus palabras, y si no devolverlo a la vida con todos sus rasgos y sus peculiaridades, sí, al menos, poder conversar con ella.

Aquí estoy, esperando.

Eduardo Martos Escritor y Mentor de Escritura Creativa
Lapso

Sobre mí

Eduardo Martos

Soy Eduardo Martos, y ayudo a los escritores a encontrar su voz. Soy escritor, y con el tiempo me he convertido en mentor de escritura creativa para que otros autores no tengan que recorrer caminos tan arduos como los míos.

Si quieres saber cómo puedo ayudarte, ponte en contacto conmigo y háblame de ti, de tus anhelos y de tus inquietudes.

Contacto

Categorías

Archivos

Este sitio web utiliza cookies + info

ACEPTAR
Aviso de cookies