Insinuar

El escritor debe limitarse a insinuar. Todo debe suceder en la mente del lector. Si el escritor se sobrepasa, está imponiendo barreras al lector. Así, los hechos hermosos o grotescos no serán infinitamente hermosos ni infinitamente grotescos.