Sudor y heces

En lugar de hacernos admirar procesos tan prodigiosos como el sudor, que es un regulador de la temperatura preciso, o las heces, que constituyen un sistema de reciclaje resistente y eficaz, nuestra peculiar naturaleza nos hace rechazarlos y avergonzarnos de ellos.