Obras explicadas

Cuando una obra de arte necesita explicación, significa que su autor no lo ha conseguido o que el espectador es idiota. Normalmente, cada cual se posiciona donde más le conviene. Por eso tenemos idiotas complacientes y obras explicadas.