Eternidad renovable

Nada es eterno, ni siquiera el amor. El amor muere continuamente. Su belleza reside en que puede renacer, siempre de una forma nueva y distinta.